viernes

la ópera bufa; capítulo diecinueve

[...] Caballero, una novela es un espejo que se pasea a lo largo de un camino. Tan pronto refleja a nuestros ojos el azul del cielo como el fango de los cenegales del camino. ¡Y el hombre que lleva el espejo en su mochila será acusado por vosotros de inmoral! ¡Su espejo refleja el fango y acusáis al espejo! Acusad más bien al camino en que está el cenegal, o mejor aún al inspector de caminos, que permite que el agua se encharque y lo forme. [...]

Stendhal, en Rojo y Negro.

No hay comentarios.: