viernes

cuando el mundo es puesto en duda

Entre verso y verso se instala una pausa 
donde el mundo es puesto en duda: entonces 
pongo mi amarga cabeza a circular por el jardín. 
Busco un rumor terrenal 
a un costado de la escritura consciente. 
Palpo un higo maduro, una dalia inclinada 
por el peso del agua 
hacia este oscuro planeta. No residen aquí, 
en estos suaves, acuerdos, las negaciones 
de la existencia, su sonido negro. Al pie del muro 
un susurro de violetas, la humedad feliz 
de la vida individual. Del otro lado 
los días de la muchedumbre que alza los puños 
poseída por un conocimiento decisivo. Estas cosas 
han optado por sí mismas. Toman la tierra 
por asalto, la fecundan con un sentido 
que me estoy debiendo. Ahora suena un disparo:
¿debo elegir? ¿Mentir en la oscuridad de mi 
habitación? 
¿Cómo ser exacto? La época apresura su pánico 
dentro de mi cabeza, allí 
donde un aullido oscila oscuramente 
de un extremo a otro de lo desconocido.
Joaquín Giannuzzi.

No hay comentarios.: